Search

Premonición y Computación Cuántica en el cerebro (PN023S)

   Hemos tratado en nuestro artículo sobre los avances de la ciencia en relación a los fenómenos que ocurren en nuestro cuerpo, principalmente en nuestro cerebro, que llevan a especulaciones sobre muchos fenómenos hasta entonces denominados "paranormales". Los avances continúan y ahora en 2018 estamos con una nueva escala de descubrimientos extremadamente prometedores y al mismo tiempo asustadores sobre la posibilidad de tener en nuestro cerebro computadoras cuánticas e incluso la comunicación con otras dimensiones. Ver más en este artículo.

   En el artículo anterior (PN004S - Física Cuántica y Paranormalidad) especulamos sobre la existencia de estructuras en nuestro cerebro que podrían tener un comportamiento cuántico llevando la posibilidad de comunicaciones con dimensiones previstas por las teorías, donde nuestra física tradicional no vale.

   Desde entonces, y eso hace poco tiempo, pues el artículo es de 2018, estamos viviendo una serie de descubrimientos interesantes que indican la posibilidad de realmente tener una comunicación directa con otras dimensiones a través de estructuras computacionales naturales existentes en nuestro cerebro.

  Una primera posibilidad viene del científico Mathew Fisher que en un artículo publicado en el Annals of Physics propuso que los spins de los átomos de fósforo existentes en las conexiones de neuronas del cerebro podrían funcionar como "qubits" rudimentarios, lo que nos llevaría a especular sobre el funcionamiento del cerebro como un ordenador cuántico.

   Esta teoría que no es nueva y que fue desmitificada desde 1989 cuando Roger Penrose propuso que estructuras misteriosas de proteínas denominadas "microtubos" tenía algo que ver con el estado de conciencia humana operando directamente por efectos cuánticos.

   En realidad, los científicos están cada vez más asociando efectos cuánticos a ciertos procesos que ocurren en seres vivos, mostrando que tal vez esas propiedades que nunca notamos en la naturaleza viva que nos rodea es mucho más una regla que la excepción.

   Estamos cayendo, por lo tanto, para una "biología cuántica" o una Neurociencia cuántica.

   Muchas evidencias muestran que esto es mucho más que una simple hipótesis y que muchos fenómenos hasta entonces llamados "paranormales" pueden ser explicados perfectamente por esa nueva ciencia.

   Los efectos cuánticos se propusieron en la explicación de la fotosíntesis y de la orientación de los pájaros migratorios que usarían "brújulas cuánticas" como se propuso en algunos artículos bastante serios de universidades como la Universidad de California.

   Otros científicos, como Senthil Todadri del MIT que cree que existe en un eslabón abierto en este asunto y él cree que el próximo paso es verificar si puede ser cerrado.

   Nosotros mismos en algunos artículos propusimos que la cantidad de neuronas que tenemos no explicaría la capacidad de procesamiento de nuestro cerebro. El descubrimiento de que él puede tener una capacidad adicional (y muy grande) de procesamiento en los spins de los átomos de fósforos de nuestras neuronas llevaría la consideración de que realmente tiempos dos computadoras: el formado por nuestros miles de millones de neuronas y el ordenador cuántico embutido que interferiría con él.

 


 

 

 

   Las investigaciones

   Diversos investigadores están actualmente trabajando en el sentido de descubrir algo más sobre la posibilidad de la computación cuántica o efectos cuánticos estar presentes en los organismos vivos.

   Así, tenemos el químico Peter Hore de la Universidad de Oxford trabajando en la posibilidad de efectos cuánticos influir en el funcionamiento del cerebro de pájaros migratorios. Estos efectos harían que las moléculas específicas modificar su comportamiento y con ello el funcionamiento de las neuronas.

  Otros investigadores como Alexandra Olaya - Castro trabaja en la posibilidad de que efectos cuánticos estarían presentes.

 

Cómo se produciría la computación

    Cuando trabajaba en investigación en el laboratorio de Neuroanatomía de la entonces Escuela Paulista de Medicina en San Pablo, intentábamos simplemente reproducir el funcionamiento del cerebro humano con circuitos electrónicos sencillos.

   Pero lo que aprendemos haciendo esto nos hizo desde entonces pensar en la posibilidad de que algo más que simples interacciones entre neuronas explicarían la enorme capacidad de nuestro cerebro. Hay mucho más que simples circuitos interconectados haciendo que podamos aprender, como los experimentos con la tortuga d Grey Walter muestra.

 


 

 

El robot tortuga de Grey Walter que "aprendía" a salir de un laberinto (1948-1949)

  Pero, ¿cómo ocurre todo en el cerebro? ¿Por qué las neuronas pueden ser afectadas por fenómenos cuánticos?

   Una neurona no es una simple clave lógica que conduce o no impulsos procesándolos como un circuito digital común. Una neurona es mucho más que eso.

   Cuando recibe un estímulo, su respuesta depende de la intensidad de ese estímulo. Si se ajusta dentro de un rango de valores, procesa la señal, de lo contrario o niega el impulso o inhibe.

   Esta banda no es fija, pero depende de lo que se denomina aprendizaje. Los impulsos de cierto valor aplicados de forma repetitiva, desplazan esa franja de modo que ellos pasan a tener preferencia en el procesamiento. Esto explica el aprendizaje.

   Las bandas de accionamiento de las neuronas son programadas por la repetición de modo que en el conjunto la respuesta obtenida sea siempre la misma para un determinado conjunto de estímulos.

   Es el aprendizaje por repetición que nos caracteriza.

   Sin embargo, lo que parece ocurrir que aumenta la posibilidad de que efectos cuánticos también influyan en este proceso es que las bandas de actuación de las neuronas determinando su respuesta tendrían influencia de efectos cuánticos.

   Así, no sólo el aprendizaje y la memoria determinarían cómo respondemos a un determinado estímulo o cómo nuestro cerebro se comporta en estado de conciencia como también fenómenos cuánticos en las sinapsis.

   Realizando un procesamiento paralelo eso explicaría por qué no siempre reaccionamos exactamente como se esperaba ante un problema o una situación.

   Un problema crítico que aflige a los científicos que investigaciones sobre el tema es cómo los qubits del ordenador cuántico de nuestras sinapsis se comunicaría también entre sí para obtener una mayor capacidad de procesamiento.

  Pero eso puede ir más allá.

  

Premonición y telepatía

   Una noticia importante que recibimos en este campo vino de las newatlas (https://newatlas.com/deja-vu-premonition-test/53635/) que trata de la posibilidad de que el fenómeno del "déjà vu" tenga algo que ver con la computación cuántica que ocurre en nuestro cerebro.

   Según científicos explicaciones sobrenaturales o paranormales como la memoria del pasado, sueños pre cognitivos, universo paralelo podrían tener explicaciones en el comportamiento "cuántico" de nuestro cerebro que no sólo tendría computación cuántica, sino también comunicación cuántica.

   Se especula la posibilidad de tener no sólo acceso a la información del pasado y del futuro (recuerde que en el mundo cuántico el propio tiempo es algo que se comporta de forma diferente a nuestro mundo macro).

  Además, los cerebros podrían comunicarse de manera imperceptible entre sí, llevando a estados como de armonía o sincronismo que ocurren en algunos casos. (ver artículo "Conexiones Mentales Revelan Ser Posibles - MA111).

   En fin, lo que es paranormal hoy, como muchos otros fenómenos, no será más mañana.

   Imagino que en un futuro no muy lejano podremos tener chips implantados que harían conscientes los accesos a una base de datos universal conteniendo informaciones del pasado (y del futuro) a través de conexiones cuánticas, una especie de Google universal atemporal y total. Hacia el transhumanismo ...

 

 

 

Banco de Circuitos

Ofertas de Empleo