Search

Cargadores de Celulares Inalámbricos - Peligro para la Salud (MA015S)

En varias ocasiones, en artículos y charlas, discutimos los peligros que los campos de baja frecuencia representan para la salud, principalmente los creados por electrodomésticos con bobinas y las líneas de transmisión de energía de alta tensión. Si bien el asunto es controvertido y algunas precauciones ya existen para preservar la salud de las personas, surge ahora en el mercado un nuevo equipo que puede suponer un peligro potencial que necesita ser analizado más profundamente. Es de este nuevo producto que trataremos en este artículo: los cargadores de batería de celulares y de otros eléctricos y electrónicos que usan baterías.

En varias ocasiones exploramos en artículos y conferencias los peligros que los campos de baja frecuencia generados principalmente por líneas de transmisión representan. (*)

Algunos países, conscientes del peligro que la exposición a estos campos representan, han limitado la presencia de resistencias a al menos 100 metros de cualquier línea de transmisión de energía de alta tensión.

En Brasil existen recomendaciones, pero no la obligatoriedad, y lo que vemos en algunos casos muestra el descuido con que el problema es tratado.

Casas a menos de 5 metros, en algunos casos, de una línea de alta tensión, exponiendo a sus habitantes y campos intensos, cuyas consecuencias sólo serán descubiertas a largo plazo.

 

 

Ejemplo de vivienda en lugar peligroso
Ejemplo de vivienda en lugar peligroso

 

 

También tratamos de algunos electrodomésticos que potencialmente presentan algún riesgo por los campos electromagnéticos intensos que producen.

 

Recordando lo que ocurre

Nuestro cuerpo consiste en un medio conductor, en el que las corrientes eléctricas pueden ser inducidas por la presencia de campos electromagnéticos, o sea, de ondas de baja o de alta frecuencia.

Este fenómeno se utiliza en algunas herramientas médicas como los aparatos de cauterización por radio frecuencia, donde una señal genera una corriente en las células, las cuales se calientan y se queman en el lugar en que se desea que una herida cicatrice.

Pero al lado de los beneficios, existen los peligros.

Por ejemplo, los soldados estadounidenses descubrieron que quedando de una antena poderosa de radar era posible calentarse en el frío invierno de Groenlandia donde sus bases quedaban.

Este descubrimiento llevó justamente al desarrollo de los hornos de microondas. No se sabe exactamente qué tipo de problemas los que se calentaron en las microondas tuvieron, pero ustedes pueden tener una idea de lo que sucede con un pedazo de carne colocada en su horno.

Para los campos de baja frecuencia, se ha descubierto que la frecuencia de las líneas de transmisión, 60 Hz en nuestro país, está muy cerca de la frecuencia de resonancia de ciertos iones en nuestras células.

El resultado de ello sería la ruptura de ciertas conexiones químicas en las células con consecuencias dañinas al organismo. Algunos estudiados asocian casos de leucemia a la proximidad de líneas de transmisión.

 

Los cargadores inalámbricos

Los cargadores inalámbricos, en su mayoría, son del tipo de tipo inductivo. En ellos tenemos una bobina sobre una base conectada a la red de energía en la que se apoya el teléfono a cargar, como muestra la figura 2.

 

 

 

Figura 2 - Principio de funcionamiento
Figura 2 - Principio de funcionamiento

 

 

En esta base existe una bobina plana que crea un campo magnético intenso que es interceptado por una segunda bobina instalada en la tapa trasera del celular.

Esta bobina funciona como el secundario de un transformador, siendo en ella inducida una corriente que sirve para cargar la batería

En los cargadores comunes se utiliza el estándar Qi en el que tenemos hasta 5 W para los dispositivos de baja potencia y hasta 120 W para los dispositivos de alta potencia.

 

Figura 3 - Cargador comercial
Figura 3 - Cargador comercial

 

 

Para el caso de los teléfonos móviles, los cargadores son de baja potencia, lo que quiere decir que el campo es poco intenso.

Pero, para otras aplicaciones como afeitadoras, taladros eléctricos y otros que usan baterías con mayor capacidad y que, por lo tanto, requieren más corriente de carga el peligro puede manifestarse.

Lo que ocurre es que el campo creado no se restringe sólo a la base. Si bien el alcance indicado para el posicionamiento de los celulares en relación a las bobinas debe tener una distancia máxima de 4 cm en el estándar Qi, más lejos todavía tenemos campo actuante, como muestra la figura.

 

 

Figura 4 - Rayo de acción de la bobina cargador
Figura 4 - Rayo de acción de la bobina cargador

 

 

Así, una persona muy cercana puede estar involucrada por ese campo, y tanto mayor será su efecto cuanto mayor sea su intensidad y mayor su proximidad.

Para que se tenga una idea de cómo la proximidad puede afectar a una persona, los fabricantes recomiendan que los objetos metálicos no se colocan cerca de los cargadores durante su funcionamiento.

En él se pueden inducir corrientes de torbellino (Eddy) que provocar su calentamiento, con eventuales peligros o daños.

Si esto ocurre con un objeto metálico, también ocurre con objetos conductores en general.

Esto nos lleva a recomendar ciertas precauciones en el uso de tales cargadores, principalmente los tipos de mayor potencia que se utilizan con herramientas eléctricas y otros eléctricos y electrónicos de alto consumo.

No se quede cerca del cargador durante el período de recarga de su teléfono.

Si se utiliza en su escritorio, ponga el cargador distante de su cuerpo. Si lo usa en su habitación, no lo instale en su cabecera.

 

Figura 5 - Posicionamiento correcto
Figura 5 - Posicionamiento correcto

 

 

Y ahora es esperar por los estudios, que pronto revelarán el potencial de peligro. Pero, como no queremos correr riesgo, es bueno prevenir.

 

Banco de Circuitos

Ofertas de Empleo